¿CÓMO CONSEGUIR UN SUELO PERFECTO EN 5 PASOS?

¿CÓMO CONSEGUIR UN SUELO PERFECTO EN 5 PASOS?

Publicado en: Sin categoría | 0
Si vas a aplicar una resina en un suelo, tanto sea un microcemento, una resina epoxi, o cualquier tipo de revestimiento de naturaleza polimérica debes tener en cuenta estos 5 pasos esenciales para tener éxito en tu aplicación:
En primer lugar debes tener en cuenta que estos revestimientos, en general son sistemas que conforman un muy bajo espesor, entre menos de 1mm y 1 cm, y que por lo tanto el soporte sobre el cual vamos a hacer la aplicación debe estar en unas condiciones óptimas para el éxito de tu
rabajo. Es aquí, en el soporte, donde radica la durabilidad del revestimiento, vamos a repasarlos.
DURO:
Entendemos por duro, un soporte de características similares a un hormigón, es decir que tenga unas resistencias a la compresión establecidas en torno a los 25Mph, es decir unos 250kg por cm2 de resistencia a la compresión. Esta medida sólo la da el hormigón, algunos morteros técnicos que pueden conseguirse en cualquier almacén de la construcción, el terrazo, la cerámica o cualquier pieza prefabricada para suelos de una calidad mínima. Cuenta que el revestimiento es de muy bajo espesor, y si lo de abajo está blando, lo que sea que pongamos arriba, contará con un alto riesgo de desprenderse. Si el suelo no está DURO, entonces debes darle esta condición contemplando la posibilidad de consolidarlo, restablecer la capa de rodadura, o aplicando algún tipo de recrecido que nos proporcione la dureza que necesitamos.
ESTABLE:
El soporte debe estar sano, es decir que no debe estar roto, y si hay terrazo o un similar, debemos comprobar que no se mueva y esté perfectamente adherido al soporte, pues cualquier movimiento que pueda manifestarse por carecer de estabilidad podrá rompernos el revestimiento ocasionando fisuras, desprendimientos, etc. Si el soporte no está ESTABLE, debes darle esta condición, reparando fisuras si las tiene, o pegando nuevamente las piezas de terrazo mal adheridas.
LISO:
No pretendas nivelar un suelo con el revestimiento, gastarás más dinero del presupuestado y en general no lograrás el acabado que buscas o el resultado en cuanto a sus características físicas no será el mismo. Si tienes un suelo irregular que debes nivelar, es importante que tengas en cuenta la aplicación de un autonivelante, recrecido o pasta reparadora para este fin, en el mercado las hay muchas y de todos los colores..
Recuerda que si tienes que nivelar para que el soporte esté LISO, el producto que utilices deberá
ser DURO, sino, habrás cumplido la condición de LISO pero no la de DURO.
NIVELADO:
Dependiendo del revestimiento que hayamos escogido, será muy importante que el soporte esté nivelado, porque si utilizamos una resina autonivelante corremos el riesgo que el producto se vaya para donde lo determina la pendiente, por tratarse de un revestimiento en capa fina, en
superficies grandes un desnivel acusado no sería un gran problema, pero si es una superficie pequeña el material tiene menos espacio y se puede escurrir.
Por ejemplo, si aplicamos una resina autonivelante en un escalón con una pequeña pendiente, el producto se escurrirá porque hay poco espacio para que permanezca en su lugar, pero si esta misma pendiente la trasladamos por ejemplo a una superficie de 80m2, el espesor del
autonivelante que acostumbra a ser de 2-3mm no tiene la fluidez necesaria para que se escurra hacia la pendiente. Este tipo de producto está destinado a nivelar irregularidades, no así pendientes.
SIN HUMEDAD:
Como último punto, aquí entramos en el enemigo número 1 para los revestimientos poliméricos, y la clave para combatirlo está en detectar qué tipo de humedad nos acecha. Podemos definir la humedad de dos maneras, HUMEDAD RESIDUAL y HUMEDAD FREATICA.
La HUMEDAD RESIDUAL está presente (como su nombre lo indica) como un residuo, es decir algo que está pero que si lo quitamos dejará de estar. Podemos encontrar HUMEDAD RESIDUAL en recrecidos que aún no están secos y que llevan poco tiempo de realizados o en ambientes con soportes porosos que sufren condensación, esto hace que el soporte absorba la humedad del ambiente y se manifieste de manera residual.
La solución puede ser la ventilación, o una barrera de vapor química, hay muchos productos en el mercado para contener la HUMEDAD RESIDUAL, como pueden ser morteros impermeabilizantes o resinas, éstos solo contienen este tipo de humedad, pues tienen una limitación medida en bares en cuanto a su capacidad de contener la humedad. La HUMEDAD FREÁTICA o por capilaridad en cambio, es aquella que viene de  la tierra y está presente en soportes sin aislamiento, aquí no hay barrera de vapor química que valga, pues cuando no llueve, la humedad puede estar en un nivel muy bajo, pero cuando llueve puede trepar a niveles que ningún producto pueda contener. La solución en este caso es el aislamiento mediante una lámina de EPDM o GALGA superior a 500 micras de espesor, y rehacer el soporte con un nuevo vertido de hormigón o recrecido técnico que tenga capacidades autoportantes ya que no irá adherido y debe ser ESTABLE.
Por lo tanto, si cumples con estos 5 puntos iniciales antes de proceder a la aplicación, puedes tener claro que tu suelo saldrá perfecto, luego habrá que aplicarlo, pero eso te lo explicaremos en otro post.
Recuerda que puedes ponerte en contacto con nosotros, tenemos soluciones creadas por instaladores para instaladores, para que tus obras siempre salgan perfectas, a demás como siempre tendrás todo el asesoramiento totalmente personalizado de nuestro equipo técnico a tu
alcance.